A BALAZOS SE REESCRIBE LA HISTORIA


2012-08-15-muestra-estatal-teatro-rendir-la-plaza

Una versión acortada -pero no por ello menos impactante- de “Rendir la plaza”, la obra de Pilo Galindo dirigida por Abraxas Trías, fue disfrutada por el público fronterizo dentro de la Muestra Estatal de Teatro 2012. Recrea la historia desde la visión de los vencidos, sobre la Toma de Ciudad Juárez que hace 101 años dio fin al régimen porfirista y encaminó a la Revolución al triunfo.

El libreto escrito por Galindo hace un retrato psicológico de los jefes militares encabezados por el general Navarro, en la infructuosa defensa de la plaza fronteriza ante el embate de las fuerzas revolucionarias.

Unos y otros -las fuerzas militares y las revolucionarias, de las cuales sólo es visible Garibaldi- vuelven a la vida luego de un siglo de estar atrapados en los muros de la antigua Aduana Fronteriza -en el corazón de Ciudad Juárez- lugar donde se libró la última y definitiva batalla.

Un niño es el relator de la historia y el que aconseja a los protagonistas sobre lo que ocurrió y no pueden cambiar, pero los federales insisten en torcer el curso de los acontecimientos ocurridos hace un siglo.

-La Historia no volteará a vernos, como si nunca hubiéramos existido- dice el coronel Rábago, uno de los jefes militares.

El niño es la voz más lúcida:

La escena final en la que irrumpe el revolucionario Garibaldi para obligar al general Navarro a la rendición, es el momento cumbre de la obra, cuando el cerco revolucionario ha logrado su objetivo (además de la falta de agua y de pertrechos, que diezmaron las tropas federales)..

Navarro exige que como militar, no se le ejecute sumariamente. Garibaldi le reprocha la matanza de indios yaquis que el jefe federal hiciera en Sonora. Le apunta con su pistola y dispara al duelo, para obligalo a ponerse de rodillas. La detonación retumba en el teatro. Más de uno salta en su asiento.

El niño insiste:

-Sólo es un recuerdo… No puede cambiar la historia-, afirma al curtido revolucionario, quien vuelve a apuntar ahora sí directamente a la cabeza del general Navarro. Cuando tras accionar el gatillo la bala va rumbo a su objetivo, las luces se apagan. Ya en completa oscuridad vuelve a retumbar otro disparo. Se le escapó un tiro de más, luego reconocería el escritor de la obra. Se trata de balas de salva, pero las detonación se escucharon como reales.

Así se habría reescrito la historia… ¿O no?

2012-08-15-muestra-estatal-teatro-rendir-la-plaza

Más sobre “Rendir la plaza”:

Más Muestra Estatal de teatro 2012:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s