NOCHE DE MUSIC HALL


2012-09-22-fich-edith-jil-aigrot (4)

Con una sorberbia interpretación de Jil Aigrot de lo mejor del repertorio del llamado “Gorrión de París”, los juarenses se hicieron partícipes de la nostalgia por Edith Piaf al acercarse la conmemoración por el 50 aniversario de su muerte.

La entrega fue total por parte de Jil y su cuarteto de músicos, y el público correspondió en la misma medida con sus aplausos y ovaciones en una noche memorable.

“Edith” es un verdadero performance con música, voz, multimedia y buena dosis de actuación, que ha llevado a Jil Aigrot y su grupo por todo el mundo, y al Festival Internacional Chihuahua tocaron dos presentaciones (en Juárez y la capital).

Con el Teatro Víctor Hugo Rascón Banda transformado por una noche en un auténtico music hall, se desarrolló “Edith” con imágenes de la mítica cantante como fondo del escenario.

La presentación fue dividida en dos partes: la primera, tiene lugar en un barrio de París. Una silueta femenina aparece a un lado de un farol, al fondo del escenario. Se da la vuelta y camina hacia el centro. La voz acompañada por la música de un acordeonista, canta las canciones conque Edith Piaf iniciara su carrera (J´men fou pas mal”, “C’est Un Gars”, entre otras que son entre las menos conocidas).

Al concluir, se retira nuevamente hacia el candil.

La segunda parte se desarrolla  en un cabaret, con el grupo musical en pleno. “Mon Manège à Moi”, “Padam, Padam”, “L’homme Au Piano” y “La foule” (del repertorio más conocido), fueron interpretadas por Jil Aigrot con una voz más depurada que la de la Piaf, pero sin ese tono desgarrado (algunos lo califican de aguardentoso”) y melancólico que caracterizó a la mítica cantante francesa.

Para sorpresa del público, Jil bajó del escenario y recorrió los pasillos entre las butacas del primer nivel, para invitar a los espectadores a unírsele en el canto, en un coro monumental no obstante la barrera del idioma.

A los inevitables gritos de “¡otra!”, Jil no fue indiferente. Ya se había retirado pero al regreso, sus ojos húmedos denotaban una intensa emoción.

-¿Otra? ¿Otra?- preguntó a su vez al público que la aclamaba de pie.

Ya había interpretado la canción-insignia de la Piaf -“La vie en rose”-, pero regresó para obsequiar a sus fans con otras dos: “Non, je ne regrette rien” y “Milord”.

Si acaso hubo una omisión para una noche memorable, fue que en el programa no fue incluida “Ne me quitte pas”, la canción en idioma francés quizás más famosa del mundo, y que también formó parte del repertorio de Edith Piaf. (Fotos: Gabriel Cardona/FICH)

2012-09-22-fich-edith-jil-aigrot (6)

2012-09-22-fich-edith-jil-aigrot (2)

2012-09-22-fich-edith-jil-aigrot (8)

2012-09-22-fich-edith-jil-aigrot (7)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s