MONÓLOGO VENEZOLANO (NO) SÓLO PARA MUJERES


2012-10-16-pechos-seda

Foto: F. Gutiérrez/atmosferaproductions.com

Basada en la experiencia personal de la escritora venezolana Belén Santaella, la pieza teatral “Pechos de seda” fue representada ante el público fronterizo en el Centro Cultural de la Ciudad.

Santaella es una sobreviviente del cáncer, pero que pasó por el trauma de la mastectomía (extirpación quirúrgica del seno) en 1994, y quien poco después se decidiera a contar su historia reflejada en la de millones de mujeres, así como para ayudar a cobrar conciencia sobre la prevención.

“Pechos de seda” es un monólogo interpretado por la actriz también venezolana Virginia Urdaneta, sobre el conflicto personal de una mujer divorciada, ante la posibilidad de una nueva relación amorosa encaminada al matrimonio.

La protagonista de la historia (María Teresa, “Teté”), entabla un monólogo mientras ensaya diversos escenarios sobre cómo revelar a su pretendiente (Juan Pedro), que carece de un seno debido al cáncer.

La actitud de la protagonista va de la comedia al drama, de la risa a las lágrimas, como también fue entre una parte del público, conformado por mujeres y hombres (novios, esposos, etc.).

Todo inicia por un par de medias rotas, el peor contratiempo para una mujer mientras se arregla para una cita. Después de revolver cajones, de su seno izquierdo saca otro par (que ha sido utilizado como relleno en la copa vacía).

María Teresa sabe que ha encontrado de nuevo el amor, pero teme que la relación se dirija hacia lo sexual, por ser una mujer mastectomizada.

-¿Cómo decirle que me falta una teta?- se pregunta a si misma, mientras espera con ansia la llamada telefónica de Juan Pedro a la cita que ambos han concertado para esa noche.

En su habitación, “Teté” recuerda vívidamente los últimos años años a partir de que le fuera diagnosticado el cáncer en un seno, y el sentimiento de negación que fue lo primero que experimentó cuando se le dio a conocer que la biopsia había arrojado resultado positivo.

Como en retrospectiva, vuelve a experimentar el miego, la tristeza, la soledad.

-La biopsia salió positiva…. Noooo, tiene que ser un errorr…. La biopsia salió positiva- repite una y otra vez.

Luego -como si fuera hoy- ironiza sobre el largo trayecto que fue la atención médica para el tratamiento.

-Este año me he desnudado delante de tantos hombres desconocidos (médicos, radiólogos, etc.) que creo podría cambiar de profesión…- dice, causando las carcajadas del público.

También recuerda lo miserable que se hizo su vida:

-El vómito, el sabor a metal, el horror de la quimioterapia… Los cabellos se caen a pedazos, de las axilas, de las cejas, del pubis… Estoy por dentro destrozada…- dice con expresión intensamente dramática.

No queda claro si su padecimiento tuvo que ver con el divorcio de su primer esposo (Gabriel), pero sí que por el amor de sus dos hijos ahora adolescentes es que salió adelante como sobreviviente del cáncer.

-El cáncer te hace vivir con la muerte…. Pero, paradójicamente, la muerte me llena de vida…- dice filosóficamente.

Como en un flashback, recuerda cómo tuvo el indicio del mal que la aquejaba, al bañarse:

-El frío recorrió mi cuerpo… El seno parecía de piedra… Si me hubiera hecho la mamografía…- dice mientras se toca el cuerpo vestido con sólo ropa interior. La tristeza la invade.

Regresa al presente para preguntarse a sí misma si habría algún hombre que quiera acostarse con una mujer con una herida que le atraviesa la mitad del pecho.

Vuelve a ser irónica.

-Han sido tantos años de abstinencia, que creo ya se me olvidó… Pero es como montar bicicleta, ¿no?… Si tuviera cuatro, como las vacas, no les alcanzarían al sujeto las manos y la boca…. Hummmmmm- dice, provocando una ronda de carcajadas del público.

Aflora su lado sexy cuando echada en la cama, alza sus piernas y las presume.

-Vean qué piernas… Gorditas… Flojitas… Con bastante celulitis…- dice.

El tiempo corre, y Juan Pedro está por avisar de su llegada a la puerta de la casa de María Teresa.

Ansiosa, pero también hecha un manojo de nervios, la mujer contesta el teléfono, que acaba se timbrar. Es Juan Pedro. Ella se dispone entonces, a revelarle su secreto. La reacción de él, será la mayor sorpresa en la vida de María Teresa…

Al término de la representación, la autora subió al escenario a dirigir unas palabras al público y agradecer la recepción de su obra. Recalcó la importancia de la prevención mediante la exploración y el realizarse la mamografía.

-Yo fui mastectomizada, y fue mi decisión no optar por la reconstrucción. Somos más que una mama- dijo, ante los aplausos del público.

“Pechos de seda” fue representada en auditorios de Chihuahua y Juárez, para dar inicio a una serie de actividades para la prevención del cáncer de mama, que detectado en forma temprana es curable en un altísimo porcentaje de los casos. Los Servicios Coordinados de Salud en el Estado de Chihuahu fueron los convocantes a esta puesta en escena.

Esta obra se presentó en el Festival Festheve París, en Francia en el mes de junio de 2005, ese mismo año estuvo en la cartelera del Festival del Celcit y el 13 de octubre se estreno en Venezuela en el Congreso de Mastología, en Puerto La Cruz

Belén Santaella Alvis, autora de monólogo “Pechos de Seda” es una escritora venezolana que padeció cáncer de mama en 1994 y a raíz de esto empezó a escribir sobre este tema. En 1998 publicó el libro “El seno luminoso”, le sigue “Sara la deshonesta”, otro de sus libro es “Mi peluca se llama Dolly” y cuentos jocosos “De pelucas y prótesis mamarías”.

La protagonista es la actriz venezolana Virginia Urdaneta, quien comenzó su carrera en el grupo de teatro de la USB (1975-1977), desde entonces ha participado en diversos grupos teatrales de gran trayectoria en aquel país, entre sus montajes se encuentran: “oficio de hombres” dirigida por Pedro Martán, de Andrés Morris, “en el andén”, de Ernesto Frer, así como su participación en diversas telenovelas. (Con información de Internet)

2012-10-14-pechos-seda (6)

2012-10-14-pechos-seda (4)

2012-10-14-pechos-seda (5)

2012-10-14-pechos-seda (3)

Un pensamiento en “MONÓLOGO VENEZOLANO (NO) SÓLO PARA MUJERES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s