SEXO (NO) SEGURO EN LOS TIEMPOS DEL VIH-SIDA


2012-12-10-dr-rolando-diaz-lovingUna visión psicosocial sobre la propagación en México del virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) y de su síndrome (SIDA), fue presentada por el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, Dr. Rolando Díaz-Loving.

La información fue presentada mediante una conferencia magistral impartida por el Dr. Díaz-Loving en el marco del Octavo Coloquio de la Cátedra Patrimonial “Dr. Rogelio Díaz-Guerrero”, intitulado “Estudios Etnopsicológicos con perspectiva de género”, y que se llevó a cabo en el Aula “Jesús Macías Delgado” la primera semana de diciembre.

En la conferencia denominada “Juventud y sida: una visión psicosocial”, Díaz-Loving indicó no obstante las campañas de información emprendidas por el Sector Salud, el uso del preservativo o condón es desdeñado por los mexicanos aún en relaciones sexuales de mayor riesgo, como son las sostenidas con parejas ocasionales.

Esto origina que del 90 al 95 por ciento de los nuevos casos de la infección, hayan sido por vía sexual, a diferencia de otros países como Puerto Rico, donde el contagio se da por el uso compartido de jeringas utilizadas en la aplicación de drogas.

Según encuestas realizadas entre jóvenes, apenas de un 20 al 25 por ciento reporta el uso del preservativo en sus relaciones sexuales, en tanto que otros lo utilizan “a veces”, lo que constituye el jugar a la “ruleta rusa”. Más aún: 4 de cada 10 nunca utiliza condón con parejas ocasionales.

Actualmente, el mayor número de nuevos casos se da entre hombre de entre 25 y 35 años, aunque otro grupo va en aumento es el mujeres monógamas amas de casa (obviamente contagiadas por el esposo no monógamo).

Los estudios encabezados por Díaz-Loving y presentados en la conferencia, indican que el conocimiento por sí solo no basta para que las personas -tanto hombres como mujeres- opten por relaciones sexuales protegidas. Esto significa que así sea “informadamente”, muchos continúan realizando prácticas inseguras o de alto riesgo.

Además de la información, se requiere generar las motivación en las personas y dotarlas de competencias mínimas (el uso correcto del condón), indicó el especialista.

Estos puntos son la base de talleres que se han dado en forma experimental bajo un enfoque psicosocial, pero se requiere establecerlos como programas permanentes del Sector Salud.

-Se requieren una serie de pasos para cambiar conductas… Los (actuales) programas son necesarios, pero no suficientes para generar los cambios que se requieren- explicó.

Conociendo que existe un “tiempo de ventana” de cinco a diez años entre la adquisición de la infección y la aparición de síntomas, y tomando en cuenta que la edad promedio del “debut sexual” es a los 14 años en hombres y a los 15 en mujeres, los programas preventivos debieran impartirse en primaria e incluso en kínder, abundó el conferencista, quien durante el coloquio presentó su libro “Juventud y sexualidad” escrito en coautoría con otras dos investigadoras.

Más sobre el 8o. Coloquio:

  • LAS MUJERES (YA NO) SON DE VENUS…
  • 2012-12-10-dr-rolando-diaz-loving (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s