FANS ARROPAN A TAIBO II (SIN SU CIGARRO)


2013-02-02-taibo

CHIHUAHUA.- El escritor, historiador y activista político Paco Ignacio Taibo II pasó por la ciudad de Chihuahua durante la jornada del jueves 31 de enero con una extensa agenda de eventos, que comenzó a las 11:00 horas en el Museo Casa Chihuahua (y que concluyó el 1 de febrero).

Taibo ofreció una charla en Casa Chihuahua con el eje central de la preservación de la memoria histórica, en un evento organizado por Iskra Casa de Cultura. El escritor abordó con un socarrón sentido del humor su propio análisis sobre los actos de conmemoración del Centenario y el Bicentenario.

Además de enumerar insólitas propuestas, como la celebración de partidos de la NBA en suelo mexicano (concretamente en Chihuahua), bautizar bordos de carreteras con nombres de héroes insurgentes, elaboración de figuras articuladas de Hidalgo o la curiosa anécdota del “coloso”.

También estableció paralelismos con las celebraciones que con motivo del Centenario de la Independencia por Porfirio Diaz, explicando también la misteriosa anécdota de lo que enterró Díaz en el monumento memorial que inauguró, así como las diferentes especulaciones sobre el contenido de esa cápsula del tiempo.

Abrió un debate sobre la identidad nacional, a su juicio manipulada desde los diferentes gobiernos para acomodarlas a la ideología dominante, “la manera como el aparato del estado ha estado huyendo de la historia”.

Para Taibo II, los gobernantes no pueden concebir el hecho de que Hidalgo “levantara en armas a 25.000 indios al grito de ¡Cambiemos el mundo!”, que Villa decretara pena de muerte inmediata a quienes fueran encontrados culpables de fraude electoral o que Zapata reivindicara que la tierra para quienes la trabajan.

Para el autor “El PAN no tiene nexos con la historia de México” mientras que el PRI “intentó cambiar la historia en los libros de texto durante el mandato de Salinas”, concluyendo que los diferentes gobiernos a lo largo de los últimos tiempos han considerado que “la historia es propiedad del estado”.

Echó mano de la ironía para llamar la atención sobre el hecho de que la mejor manera de matar la memoria de un personaje histórico “es bautizar calles y plazas con su nombre”, asegurando que un gran número de jóvenes en la Ciudad de México recuerdan a Mariano Escobedo por ser el nombre de una calle que alberga refaccionarias de carros americanos “una calle que recorrería Escobedo a sangre y espada, en Polanco, ¡no mames!”.

Echó mano al imaginario popular para señalar que en los talleres del DF los mecánicos tienen “a las gorditas en bikini y una imagen de Pancho Villa”, en alusión al sentimiento colectivo de identificación natural del pueblo con sus héroes legítimos, como considera a Villa Paco Taibo II.

Rico en anecdotario histórico, el autor de “Pancho Villa: una biografía narrativa” ofreció el delirante episodio de la Guerra de la Independencia, en la que el brillante guerrillero Galeana, comandando su guardia personal compuesta por “cincuenta negros cimarrones de las montañas de Guerrero, que no tenían nada que perder y que una vez convencidos a unirse al alzamiento sabían que no había rendición posible, que era matar o morir”.

En una pausa para descansar durante la persecución que padecía Galeana por parte del Brigadier Garrote, los negros se metieron en el río Mescala, pero con la precaución de bañarse clavando sus machetes en el lecho del rio para que no los llevara la corriente, puesto que no sabían nadar. Según el relato de Paco Taibo, durante el descanso fueron sorprendidos por las huestes españolas, pero la sorpresa se revertió cuando del río se alzaron cincuenta negros encuerados blandiendo tremendos machetes, lo que llevó a los atacantes al más absoluto pánico, lo que provocó su desbandada, siendo perseguidos los perseguidores durante largo trecho.

En referencia a la creación de una identidad nacional, apeló a la riqueza y variedad, además de la aportación que durante generaciones han realizado otras nacionalidades, que se han ido mezclando e integrando en una gran identidad colectiva, para la que Taibo rechaza nacionalismos excluyentes.

Paco Taibo II, el escritor

La siguiente actividad de la intensa agenda de Paco Ignacio Taibo II fue una rueda de prensa, en la que dejó entrever su proceso creativo. Al ser preguntado por las motivaciones que lo llevaron a escribir la biografía de Pancho Villa, el historiador reconoció que “me perseguía el fantasma de Pancho Villa”, aunque se resistió a abordar la intensidad del proceso de documentación de una obra de esa magnitud después de haber emprendido una enorme biografía como la de Ernesto Che Guevara. Esto unido a que Friedrich Katz acababa de editar su biografía, lo mantuvo un tiempo dudando en acometer la obra, “porque es de las historias que las escribes o te suicidas” aunque finalmente el fantasma de Villa logró salirse con la suya “además de que Katz escribió una gran obra pero desde el punto de vista sociológico y yo pretendía deshacer las leyendas negras, blancas y verdes de Villa, con información para que el lector decidiera quien era Villa, mediante una historia narrativa, incorporando la literatura a la hora de contar la historia”. Una síntesis de 580 páginas.

Sus próximos proyectos, como La Guerra de los Yaquis o un libro sobre el alzamiento de 1934 en España, en el que su familia tuvo participación, una obra que elaboró hace 35 años y que ahora pretende revisar para su reedición, consistente en más de 400 entrevistas con los protagonistas de la rebelión y otros tantos testimonios sobre los hechos.

Paco Taibo II, el activista político

El Parque Lerdo de la capital acogió otro de los eventos públicos de la agenda de Paco Taibo II en Chihuahua. Los participantes se reunieron en torno al prestigioso intelectual para intercambiar impresiones, satisfacer preguntas y compartir con el autor en un ambiente distendido y próximo.

No eludió preguntas comprometidas como su militancia política, las denuncias de fraude electoral e incluso abordó la autocrítica respecto a la izquierda política mexicana, todo en un lenguaje llano y cercano. El público estaba compuesto por personas de todas las edades, interesadas en la visión lúcida del escritor defeño y en la evocación de sus recuerdos sobre sus inicios en la política.

Abordando cuestiones ideológicas, llamó a los jóvenes a convertirse en un pueblo organizado, perdiendo el miedo a que exista una dirección en sus colectivos para optimizar la funcionalidad de los colectivos y ahondar en la cooperación y la búsqueda de alianzas buscando las coincidencias en sus planteamientos.

La plática no estuvo exenta de nuevas anécdotas sobre sus trabajos de investigación biográficos, como el misterio de las botas sin amarrar del Che, duda que lo llevó a la conclusión de que el guerrillero no perdía tiempo en atarse las botas por su pasión por vivir intensamente la vida sin perder un segundo en cosas sin importancia “tenía prisa por vivir”. (Texto y fotos: http://www.comunidad7.com)

N. de la R.- Aparentemente y según se observa en las fotografías, Taibo II no se hizo acompañar por su inseparable cigarro, como acostumbra, aún en edificios públicos, en los que por ley está prohibido fumar. Enhorabuena al maestro si ya dejó ese hábito.

(Click a la imagen para ir a la nota original)

2013-02-02-taibo (2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s