EXUBERANTE LABORATORIO ESCÉNICO


2013-11-24-vientre-rosas-hormigas (1)

La temporada de estreno de la obra Vientre de rosas y hormigas, llega a su fin este domingo 24 con la quinta representación en el Teatro Gracia Pasquel.

De la autoría de Virginia Ordóñez (actriz, directora y dramaturga, becaria del FONCA en la categoría jóvenes creadores-, la puesta en escena corrió a cargo de Candilejas del Desierto,  la  Compañía Teatral de la UACJ.

Es éste un montaje derivado del proceso de laboratorio escénico encabezado por Ordóñez, y es realmente una obra colectiva en la que hay no sólo actuación, sino danza clásica, canto lírico y hasta obra plástica. además de espléndido trabajo de escenografía, vestuario y maquillaje.

Viente de rosas y hormigas es una obra compleja de contenido profundamente poético y metafórico que sigue tres tendencias de las artes escénicas: la multidisciplinariedad;  la de un teatro más corporal, y, por último, que más que narrar historias, se exponen conceptos o ideas para el debate ulterior.

El libreto incluye  desde textos sagrados, hasta profanos: desde la Biblia hasta Goethe, Calderón de la Barca (“la vida no es sueño”, exclama uno de los personajes)  y García Lorca.

La obra inicia y termina con arias de ópera, de Puccini: E lucevan le stelle (Tosca), el canto de un hombre condenado a muerte, y Nessun Dorma (Turandot), que, por el contrario es la voz del hombre que está a las puertas del triunfo.

Reparto:

Rosa (Olga Tsuda); Rosita (Carla Meraz); Daemon (Erik Basurto); Peregrina (Valeria Rodarte); Victa (Virginia Ordóñez); Illusio/Agonie (Édgar Nevárez, bailarín clásico) y Tempus (Víctor Hugo de la Rosa, cantante lírico).

Sinopsis:

En la ciudad que se desmorona, donde un día existió un río grande pero un viento de llano lo secó, se yergue la oscuridad en la columna de un hombre. Mientras la tierra y los vientres vírgenes son devastados por las hormigas, las víctimas vagan clamando cariño y justicia, buscando consuelo en la frialdad de los brazos de Peregrina. Simultáneamente, en el corazón del caos nace o sobrevive la más sublime inocencia, la pureza del amor, provocando la gestación de una veta de luz en los ojos del vacío, transformando los campos yermos en caudalosos manatiales, en´pétalos encendidos y frescos, en el instante en que el horror descubre en la esencia y belleza del amante la visión de Dios.

Fotos: FB Virginia Ordóñez/Luis Pegut)

2013-11-24-vientre-rosas-hormigas (3) 2013-11-24-vientre-rosas-hormigas (4)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s