EN EL PRINCIPIO FUE LA MAQUILA…


2013-11-27-bermudez-y-murguia (2)Los inicios del principal empleador de la ciudad -la industria maquiladora- y de los visionarios juarenses que se echaron a cuestas detonar ese sector productivo, es el tema de un libro presentado en segunda edición en la última semana de noviembre.

Se trató de “En busca de la decisión: la industria maquiladora en Ciudad Juárez”, de la autoría del académico Samuel Schmidt, obra que  fue reeditada por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez dos décadas después de la primera impresión.

La presentación contó con la presencia de dos de los protagonistas de la historia: los empresarios Jaime Bermúndez Cuarón y Alfonso Murguía Valdez, el primero también expresidente municipal de Juárez.

Durante casi doss horas, Bermúdes y Murguía rememoraron anécdotas de  lo que significó el proyecto ciudadano de atraer empleos diferentes a Juárez, a la que hasta entonces se le concía como la ciudad del vicio y la prostitución.

Ambos personajes recordaron que si bien hubo otros empresarios que compartieron ese sueño, y que se tenía el apoyo de los gobiernos municipal y estatal, el federal no daba su brazo a torcer y los traía a vuelta y vuelta cuando iban al DF a realizar las gestiones para la autorización, y que no fue sino hasta el cambio de titular de la entonces Secretaría de Industria y Comercio, cuando fue emitido el correspondiente decreto.

El 18 de mayo de 1965 es la fecha oficial del nacimiento de la industria maquiladora en el país, y específicamente en Ciudad Juárez, aunque se sabía que desde dos años antes operaba una planta en Nuevo Laredo, aunque sin contar con la autorización como tal, según refirió Jaime Bermúdez.

Terminado por esos tiempos el Programa Bracero, constituyó un acontecimiento la colocación de la primera piedra de la planta RCA Víctor, entonces una de las 500 firmas más poderosas del mundo, y el resto ya es historia.

La participación de ambos impulsores de la industria maquiladora de exportación, tuvo un momento curioso, cuando uno de ellos -Alfonso Murguía- tuvo un lapsus de mea culpa.

-Se descuidó el desarrollo social… Yo sí me siento culpable, no sé tú… Debió estar aparejado el desarrollo social con el económico… No le dimos atención, y ha generado muchos problemas…- dijo Murguía ante la sorpresa del público reunido en la Librería Universitaria.

Investigadores del área social al señalado al esquema de trabajo de la industria maquiladora de contribuir al deterioro de la vida familiar y comunitaria, por las jornadas excesivamente largas y por atraer a cientos de miles de migrantes que pasaron a engrosar los cinturones de pobreza, al no haber forma de ver satisfechas sus necesidades básicas debido a los bajos salarios y porque la ciudad no estaba preparada para recibirles.

La bienvenida a los invitados y la presentación de la obra estuvo a cargo del Rector Ricardo Duarte Jáquez,  de la UACJ.

2013-11-27-bermudez-y-murguia (3) 2013-11-27-bermudez-y-murguia (4) 2013-11-27-bermudez-y-murguia (5) 2013-11-27-bermudez-y-murguia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s