ALFABETIZACIÓN TRAS LAS REJAS


2014-01-04-penitenciaria-chih

CHIHUAHUA.- Leopoldo es profesor normalista jubilado, tiene casi 60 años, en su momento llegó a ser inspector escolar y ahora asesora a 29 jóvenes y adultos, en su mayoría indígenas, para que aprendan a leer y escribir en el Centro de Reinserción Social No. 2, de la ciudad de Chihuahua, como voluntario del Instituto Chihuahuense de Educación para los Adultos (ICHEA).

El entusiasmo y la emoción se le traslucen al comentar lo orgulloso que está de sus alumnos y destaca que empezó a trabajar con ellos en agosto y ahora casi todos están listos para continuar con la primaria, a pesar de que algunos de ellos no dominaban completamente el español.

“Las clases empiezan a las diez de la mañana, pero ellos llegan al salón desde las nueve y se ponen a trabajar, ese entusiasmo hace que se renueve todos los días mi vocación de maestro”, afirma Leopoldo.

Sus alumnos son indígenas tarahumaras (rarámuris), pimas, guarojíos y tepehuanes de Chihuahua y un totonaca, de Veracruz, quienes purgan alguna condena en la llamada Unidad de Bajo Riesgo ubicada dentro de la ciudad de Chihuahua y conocida entre los capitalinos simplemente como “la peni”. Su trabajo lo realiza dentro del programa educativo que opera la Fiscalía General del Estado con apoyo del ICHEA.

-Ya tengo tiempo dando clases aquí, antes daba clases de prepa, pero ahora doy alfabetización porque aquí me necesitan más… Ahora recurren a mí cuando traen malos pensamientos, y yo trato de darles ánimos- comenta el profesor.

Agrega que ha recopilado citas de libros y pensamientos positivos para sus hijos, pero ahora se los lee a sus alumnos para hacerlos reflexionar e inculcarles valores como la humildad, la honestidad y la generosidad, para que cuando cumplan su condena no vuelvas otra vez a caer en lo mismo.

-Después de jubilarme me desesperaba de estar solo en la casa, por eso se me metió el diablo y cometí un error que estoy pagando y del que estoy muy arrepentido… Quisiera decirle a cada persona que veo lo arrepentido que estoy. Ya estoy viejo, pero no me dejo caer, mi vocación es ser profesor y mientras esté aquí quiero ayudar a estos muchachos para que cuando salgan tengan las herramientas para que no vuelvan a las mismas- comenta Leopoldo, quien purga una condena de 10 años por delitos contra la salud. (Foto portada: Wikimediar.org/Texto y fotos interiores: ICHEA)

Examenes ICHEA

2014-01-04-alfabetizacion-cereso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s