LA VIDA EN EL PABELLÓN DE LA MUERTE


2014-02-07-mario-flores-cobach-122

CHIHUAHUA.- Hace diez años, el mexicano Mario Flores Urban fue parte un “milagro”, al evitar la pena de muerte y, tras veinte años de estar preso en una cárcel de Chicago, Illinois, regresó a su país, donde dedica parte de su tiempo a platicar su experiencia a los jóvenes, promoviendo en éstos el estudio y desarrollo de la creatividad, alejados de vicios.

Flores Urban impartió una emotiva conferencia a 500 estudiantes del Cbtis 122, como parte del “Encuentro juvenil de prevención del uso y abuso en el consumo del alcohol y drogas; fomento al liderazgo, empendedurismo y plan de vida”, donde también estuvo el egresado de la Facultad de Contaduría y Administración (FCA) de la UACh, Francisco Javier Rascón Serrano, quien compartió su experiencia como emprendedor en el negocio de los alimentos.

En Chihuahua, el proyecto es aplicado por la Fiscalía General del Estado, a través del personal de la FCA y le correspondió al Cbtis 122 ser el primer plantel del presente año en ser sede, luego que el año pasado dio inicio con una escuela, también de nivel medio superior.

Previo a la conferencia, los estudiantes contestaron un cuestionario, en el que mostraron su interés por conocer más del tema de la violencia y adicciones, así como la forma de evitar esos males. Al final, resolvieron otro cuestionario, con el que los organizadores captaron el efecto de la conferencia entre los jóvenes.

Durante casi dos horas, los estudiantes escucharon atentamente el discurso de Mario Flores, quien detalló los momentos principales de su vida en Chicago, como parte de una pandilla y el cómo fue incriminado en un asesinato que no cometió, pasando veinte años en una celda de 1 por 1.5 metros, condenado a muerte.

En el 2003, a Flores Urban le fue conmutada la pena de muerte por 40 años de prisión, pero dada su buena conducta y su nulo historial delictivo, se redujo a la mitad, saliendo deportado de Estados Unidos en el 2004.

Durante el tiempo que pasó en el “pabellón de la muerte”, Flores Urban estudió la carrera de Derecho y aprendió a pintar, a tal grado que sus óleos fueron expuestos en España mientras él estaba preso.

Toda la experiencia que asombra e impacta, fue premiada con fuertes aplausos por los estudiantes, que llenaron el gimnasio del Cbtis 122.

El tema resulta de particular interés y actualidad para los mexicanos, dada la reciente polémica por la ejecución -en Texas, por medio de una inyección letal- del conacional Édgar Tamayo. (Texto y fotos: Pedro Enríquez/Cobach 122)

2014-02-07-mario-flores-cobach-122 (2) 2014-02-07-mario-flores-cobach-122 (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s