LUTO EN LA CULTURA RARÁMURI


2010-10-23-erasmo-palma

Este domingo se dio a conocer el fallecimiento del maestro Erasmo Palma, un auténtico tesoro viviente de la música, la poesía y la cultura rarámuri.

Erasmo Palma

Click a la imagen para leer “Mágica noche de pascola”.

El deceso fue anunciado en redes sociales por el escritor Enrique Servín y el cineasta Ángel Estrada, quienes tuvieron estrecha relación con el maestro en la publicación de libros y en la realización del documental “Ladrón de violines”, respectivamente.

Originario de Guachochi, don Erasmo participó en varias ediciones del Omáwari, la celebración de los pueblos indígenas dentro del Festival Internacional Chihuahua, donde fue conocido por el público fronterizo. EN el 2008, en su visita a Ciudad Chihuahua la Premio Nóbel Rigoberta Menchú ofreció sus respetuosos saludos al patriarca rarámuri en Palacio de Gobierno.

Sin entrar en detalles sobre las circunstancias del fallecimiento, Enrique Servín manifestó lo siguiente a través de su cuenta de Facebook:

Murió Erasmo Palma Fernández, Don Erasmo.

Compositor, ejecutante del raberi tarahumar, director de coros, colaborador importantísimo de David Brambila en la elaboración de la Gramática Rarámuri de este último, y autor de uno de los primeros audiolibros tarahumaras en ser producidos, Don Erasmo fue acreedor al Premio Nacional de Artes en la categoría de Culturas Populares (hasta ahora el único tarahumar en recibir esa distinción) y se ganó el respeto unánime y el cariño de la sociedad chihuahuense.

A él debo algunos de los mitos que aparecen en el “Anirúame”, así como la breve pero significativa actuación con la que participó en el cortometraje sobre la infancia de Don Patricio Parra, otro importante personaje de la cultura rarámuri.

Durante años Don Erasmo fungió como el representante por excelencia de las culturas indígenas de Chihuahua, como una especie de embajador interétnico al que todos invitaban y todos querían.

Expreso mi dolor ante esta terrible pérdida, que nos priva, no dudo en decirlo, de uno de nuestros tesoros vivientes.

Por su parte, Ángel Estrada se expresó así:

Falleció don Erasmo Palma, el poeta, el músico que derribó barreras para permitirnos asomarnos a la cultura raràramuri a través de su música y de sus letras.
Convivir con el para realizar el documental “El ladrón de violines” fue una experiencia que con el paso de los años he dimensionado como una de las mas fascinantes.
Descanse en paz Don Erasmo Palma.

A continuación se transcribe el comunicado emitido por la Secretaría de Cultura de Chihuahua:

Este domingo 23 de octubre perdió la vida don Erasmo Palma Fernández, compositor, poeta y violinista rarámuri, por muchos años representante de la cultura indígena tarahumara, quien fuera merecedor del máximo reconocimiento al que puede aspirar un artista mexicano, el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2002 en el campo de Artes y Tradiciones Populares.

Don Erasmo fue escritor, músico y compositor, lo que lo convirtió en un orgullo de la pequeña comunidad de Basigochi, municipio de Guachochi en la alta Sierra Tarahumara en donde nació un 10 de agosto de 1928. A sus 86 años logró escribir más de 600 canciones.

Aprendió a tocar el violín en forma autodidacta, escuchando cantos de su madre y tomando sin permiso el violín de su hermano cuando este trabajaba en la labor. En 1948 comenzó a escribir letras rimadas en lengua tarahumara para darle vida a sus canciones, muchas de ellas religiosas y en 1975 fundó el coro del internado de niñas indígenas de Norogachi, quienes interpretan sus cantos.

Ni él mismo se explica como fue que empezó a escribir, pero le ganó su interés por las letras. “Yo no tuve ningún estudio, aprendí solo cinco vocales, pero el que busca si puede encontrar, aunque es muy difícil aprender solo”, externó Don Erasmo durante la presentación de la segunda edición de su libro “Donde cantan los pájaros chuyacos” el pasado mes de abril en el Museo Casa Redonda de la ciudad de Chihuahua.

Decía que uno escribe lo que ve, lo que siente, lo que le cuentan, a veces cosas buenas, otras tantas malas o tristes como la situación de inseguridad que se vive en la sierra tarahumara, y que él cada vez veía peor, sobre todo para  la comunidad indígena.

“Fue alguien que era notorio que no se asumía con ninguna diferencia… sin complejos, sin ningún sentido de distancia hacia el otro, fuera indígena o fuera mestizo se podía acercar al otro de igual a igual y eso confería esa posibilidad de romper barreras y eliminar prejuicios”, expresa Angel Estrada, documentalista y director de “El ladrón de violines” (2009), documental que narra la historia de cómo el equipo de filmación llegó a lo más alto de la sierra Tarahumara para encontrarse con don Erasmo.

“Perdemos a un gran hombre, pero espero que a partir de esto –como suele suceder – se dimensione su gran obra y sea como esa guía para romper este gran problema, que nos permita romper esas barreras tan grandes que tenemos de un lado y otro, que nos impiden la convivencia a pesar de (justamente) estar conviviendo, coexistiendo durante cientos de años y ahora compartiendo espacios… a veces no podemos acercarnos al otro y creo que la obra de Don Erasmo y su legado es lo que nos enseña”.

 El antropólogo Gustavo Palacios,titular de la Unidad Regional Chihuahua del Programa Nacional de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias, expresó que su palabra, su música y todos sus afanes estuvieron siempre encaminados a construir un mundo mejor para todos; un mundo donde todos los mundos caben, y en donde nadie necesita renunciar a lo que es, para ser aceptado.

 Don Erasmo Palma cuenta entre sus más notables logros el haber obtenido el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2002 en la categoría de Artes y tradiciones populares, posteriormente recibió la presea Gawí Tónara del Gobierno del Estado de Chihuahua, durante la celebración del IV Omáwari: Encuentro de Naciones Hermanas en el marco del Festival Internacional Chihuahua 2008.

Participó con algunos mitos que aparecen en el libro “Anirúame. Historias de los Tarahumaras de los tiempos antiguos” de Enrique Servín Herrera, así como la breve pero significativa actuación en el cortometraje “Pies ligeros” de Oskar Laffont y Jairo Sifuentes, sobre la infancia de Don Patricio Parra, otro importante personaje de la cultura rarámuri.

Finalmente, la familia informó a través de redes sociales que el maestro será sepultado en Norogachi el martes.

2012-09-08-literatura-bravo-6

La imponente presencia de don Erasmo Palma. (Foto: Gabriel Cardona/FICH).

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s