ESPÍRITUS DE LA MADERA


2017-04-06-espiritus-en-la-madera (1)

Desde este viernes 5 de abril y durante varios meses se encuentra a disposición del público una singular exhibición en el Centro Cultural de las Fronteras.

Se trata de Espíritus de la madera, del artista casagrandino Roberto Hernández. Son cerca de un centenar de piezas talladas de troncos de nogal, álamo, sicomoro, arce, encino, alamillo, mezquite y hasta caoba.

Una parte de las piezas tienen un claro propósito utilitario (sillas, mesas, etc.), y el resto de la obra es simplemente decorativa. Todas están a la venta, aunque no se indican precios.

Se trata de una obra notable de un artista autodidacta que actualmente cuenta con 60 años (edad que no aparenta), y que trabaja a partir de “maderas muertas” recuperadas del río o que le llevan sus vecinos cuando talan un árbol.

Contando con esta materia prima, don Roberto aprovecha cada veta, raíz, brazo, brote o renuevo para tallar cada pieza. En algunos casos, ensambla dos o más piezas (como una figura femenina) de maderas diferentes. Otra pieza que destaca es un “aborto de álamo”.

En esta labor utiliza herramienta propia del carpintero más un cuerno de venado para pulir.

La mayoría carece de título en su correspondiente cédula, porque “el tiempo no alcanzó”, según el artista.

El artista, quien estuvo presente en la inauguración de la exposición en el CCF, es así descubierto por el público fronterizo, aunque a nivel estatal y nacional ha ganado algunos reconocimientos.

Quién mejor que Doña Gracia Chávez, curadora de la exposición, para reseñar esta presentación:

Roberto Hernández (1957) es originario de la sierra de Casas Grandes. A la edad de 14 años –después de la muerte de su abuelo- realizó su primera travesía como indocumentado para trabajar en los campos de algodón en Arizona. De manera intermitente cruzó la frontera y se ocupa en distintos oficios hasta conseguir “papeles”. En 1989, cansado del purismo racial, regresa a Colonia Cuauhtémoc, su puesblo natal. Favorablemente situado a unos kilómetros de Mata Ortiz, trabaja vendiendo la célebre cerámica y allí conoce a Sam Maloof, el único carpintero en recibir el preio “MacArthur”, quien le regala libros, catálogos y aceites que Roberto Hernández sigue usando hasta el presente.

Espíritus de la madera es un ejercicio de dignidad y dedicación de un carpintero y artista autodidacta, con una manufactura de alto nivel en términos de producción cultural. Elaboradas a partir de “maderas muertas” o recuperadas –de allí sus formas caprichosas y su carácter sustentable-.

La exposición ha sido constituida a través de un ejercicio de curaduría social con el fin de visibilizar la labor creadora de comunidades marginadas. La reiteración de materiales sustentables y el uso de técnicas manuales tienden a desaparecer bajo una lógica económica.

La exhibición permanece hasta agosto del 2017.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s