ARTE JOVEN DE GARAGE


2017-08-28-imagenes-garage (1)

2017-08-28-imagenes-garage (11)

Un jovencísimo valor de la pintura ha sido descubierto por el público fronterizo el fin de semana pasado en las instalaciones de Technology Hub.

Se trata de Saúl García Acosta, quien con tan sólo 12 años de edad,  ya da sobradas muestras de gran técnica, pero sobre todo de gran sensibilidad artística.

Con el título de Imágenes de garage, Saúl inauguró el pasado viernes una muestra de más de una veintena de sus obras, evento al que acudieron reconocidos artistas plásticos como Alfredo Téllez “Bandido”, Antonio Ochoa y Mario Romero. Las temáticas de Saúl en sus obras son abstractas y figurativas, con excelente trazo. Las visiones del espacio exterior son una constante.

Las obras están a la venta entre 45 y 70 dólares cada una.

Quién  mejor que la escritora Carmen Amato, quien como parte de la familia de Saúl ha seguido su evolución como pintor, para ofrecer la siguiente semblanza:

Para un niño que crea los escenarios para sus personajes favoritos utilizando pinturas de agua, marcadores, colores de cera y de palo, papeles y cartones, entre otros materiales, significa un gran salto comenzar a experimentar con la pintura en aerosol, porque ésta nos remite a las calles, a la contracultura, a grupos de barrios que utilizan las bardas para expresarse.

Éstos no son precisamente escenarios que correspondan a un niño de 12 años que va a la escuela y está bajo la dirección de sus padres. Sin embargo, este niño ha creado en el garage de su casa sus propios muros en formato pequeño, paredes de 11 x 22 pulgadas en los que da rienda suelta a su necesidad de expresión. Él (al menos aparentemente) no protesta contra ningún sistema opresor, ni sigue ideología alguna, es otra la motivación que lo guía: buscar nuevas maneras de expresión, llegar por sí mismo al conocimiento, descubrir qué hay muchas puertas tras las que la creatividad se entrega a una mano audaz, a una mente curiosa.

Para esto basta un garage; tan grande o tan pequeño, tan lleno o tan vacío como el universo mismo. Allí el artista que se lleva dentro puede expandirse y liberarse y ser uno mismo con lo que se está creando. En esa actividad solitaria el artista se encuentra y se reconoce, va aprendiendo los caminos, las calles con las que colinda su casa (ya sea en la ciudad o en la vía láctea). Allí, Saúl camina entre edificios que conoce aunque nunca los haya visto, allí crea, experimenta y va sintiendo su propio arte. Allí en el garage de su casa, desde hace dos años, cuando tenía 10, Saúl se dedica a pintar y a soñar entre el aerosol y el aire. Abierto y optimista, ahora él quiere compartir con chicos y grandes su gusto por el arte y mientras espera saber qué le depara el mañana en este campo, sueña con un aerosol que lleve su nombre y con ganarse un espacio en New York.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s