RUMBO A LOS 20 AÑOS DE SIERRA BLANCA


2017-11-20-sierra-blanca-20a (2)

2017-11-20-sierra-blanca-20a

Uno de los puntos tratados durante la reunión semanal de los braceros frente al Monumento a Juárez, fue el importante aniversario de un hecho trascendental para esta región fronteriza.

Se trata de los 20 años del triunfo de activistas de ambos lados de la frontera, para evitar el establecimiento de un confinamiento de desechos radioactivos, que fu conocido como el caso Sierra Blanca. El aniversario se cumple el 22 de octubre de 2018 (dentro de 11 meses), y cada año se organizado un acto conmemorativo en el Museo Regional del Valle de Juárez, a excepción del actual, debido a problemas de salud del profe Robles.

Personaje importante de esa lucha, el profesor Manuel Robles dio lectura a un comunicado  sobre lo que significó esa causa ambiental binacional, y lamentó que algunos de sus participantes ya hayan fallecido (asesinados algunos, sin descartar que su activismo haya sido el motivo):

Batalla nuclear de Sierra Blanca

Cómo vencimos al imperio más grande del mundo

Durante varios años de la década pasada (sic), la tranquilidad de los salones del Museo Regional del Valle de Juárez dio lugar a apasionados debates sobre cómo detener un plan que se urdía en los Estados Unidos. En 1991 había la intención de las autoridades norteamericanas de establecer -en el sur de Texas, a 20 kilómetros de la frontera mexicana- un confinamiento para residuos nucleares. El problema era que el punto designado -en Sierra Blanca- estaba demasiado cerca de México, en violaciones de acuerdos binacionales. Lo grave era que el proyecto confinamiento, como cualquier otro de su tipo, presentaba el resto (sic) de filtración radiactiva hacia los mantos acuíferos y en la frontera algunos de éstos son compartidos por las dos naciones.

El profesor Robles alentó, junto con otros activistas juarenses como Josefina Reyes, Félix Pérez, Francisco Carlos Díaz y Marcos López Torres, un movimiento (de) resistencia al “cementerio” nuclear de Sierra Blanca.

Del otro lado de la frontera venían luchando desde el comienzo los activistas Linda Lynch, Bill Addington, Richard Boren, el organizador Carlos Gallinar y, muy destacadamente, Edward Patrikas y Blanca Torres, entre muchos otros que no se resignaban a ver la región convertida en tiradero de las grandes ciudades de la Costa Este de los Estados Unidos.

Finalmente, el 22 de octubre de 1998, al cabo de marchas y presiones parlamentarias motivadas por el grupo binacional de activistas, las autoridades estadounidenses desistieron de construir el basurero nuclear en Sierra Blanca.

El pueblo unido, jamás será vencido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s