BOLEROS Y + CON RODRIGO DE LA CADENA


Rodrigo de la Cadena, el cantante invitado para el concierto de aniversario número 45 de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez hizo que resurgiera el bolero en el teatro del Centro Cultural Paso del Norte.

El cantante y compositor de ascendencia yucateca y sinaloense, no sólo interpretó piezas de su creación, sino también canciones de famosos compositores mexicanos, cubanos y españoles. Tocó el piano, dialogó con el público, bailó y contó chiste para que al final el público lo aclamara.

El bolero, dijo Rodrigo, no se ha extinguido, ni es una música para “viejitos” y esta noche del concierto, el público le dio la razón.

Momentos antes de que el bolerista iniciara su concierto, el rector de la UACJ Ricardo Duarte Jáquez, agradeció a la comunidad de Juárez las condiciones para que pudiera ejercer el cargo de rector.

La universidad cumple 45 años y es una gran realidad para la sociedad de esta frontera. Es una excelente cara de Juárez.

Dijo al público que el 10 de octubre termina su gestión y asumirá el cargo el maestro Juan Ignacio Camargo Nassar, a quien le deseo éxito en su rectorado de la UACJ.

Este fue sexto concierto de aniversario de la universidad, que se iniciaron con la administración del Rector Duarte Jáquez y el bolerista estuvo acompañado de la Orquesta Sinfónica y la Orquesta Juvenil de la UACJ.

El Bolero de Mi Vida

Rodrigo de la Cadena hizo su aparición en el escenario acompañado del director orquestal invitado Lizandro García Alvarado y de inmediato se empezó a ganar al público.

“Hace muchos pecados” fue su primera interpretación, una pieza de su inspiración con arreglo del director musical que lo acompaña en el concierto Juan José García Amaro,

“Bienvenidos a la noche, bienvenidos a la bohemia”. El bolero no se ha extinguido y tampoco es una música para “viejitos”. Así empieza un diálogo que fue constante con el público que abarrotó el teatro del Centro Cultural Paso del Norte.

Dios está en todas partes, dice, pero tiene sus oficinas centrales en Ciudad Juárez. Y claro, la gente se lo festejó, como lo hizo también cuando expresó que “no cantare muy bonito, pero soy muy guapo”.

Y así intercalaba sus canciones para recordar a los clásicos del bolero como Luis Demetrio, Armando Manzanero, César Portillo de la Luz, Alberto Cortez, Rafael Pérez Botija, y también relataba sus encuentros con ellos.

“Apóyate en mi alma”, “Sin ti sin mí”, “Un loco como yo”, “Interludio” y luego “La Puerta”, de las canciones que fueron más ovacionadas, y cerró la primera parte del concierto con “Amigos nada más”.

Para la segunda parte del concierto, el cantautor incluyó en el programa piezas que alcanzaron en su momento gran éxito de audiencia, como  “Farolero”, de Alberto Cortez, “Con los años que me quedan”, de Emilio Estefan y una que destacó además por su historia: “Como”, de Chico Novarro, una pieza que Novarro dedicó a su hermano fallecido, quien tenía dos hijas: Rosa y Jazmín, a quienes en la canción las menciona como si fueran flores.

Pero Rodrigo de la Cadena hacía de lado la nostalgia para arrancar risas y aplausos del público, “bolerista sin panza no inspira confianza”, dijo el cantante de abdomen prominente y la gente se lo festejaba.

Y entonces el concierto se vuelve de ritmo más alegre con “Tres Palabras” del cubano Osvaldo Farrés, un popurrí integrado por “Frenesí / Quién será / Quizás, Quizás, Quizás”, con las que baila y hace bailar a algunos.

Con humor, en el centro del escenario se mueve con sensualidad (según él) y se levanta el pantalón para enseñar pierna, pero solo alcanza a enseñar los calcetines.

Una mujer en el centro del teatro se ha levantado de su asiento y baila al ritmo de la música. Del fondo del recinto una voz femenina pide una complacencia: “Bésame muchoooooo…”, a lo que Rodrigo respondió desde el escenario: “Claro que sí, en cuanto termine el concierto, mamacita…”

De la Cadena ontinúa cantando para recordar a Carlos Lico, con  la melodía “No” de la inspiración de Armando Manzanero y cierra con José Alfredo Jiménez y “Tu recuerdo y Yo”, aunque tiene que regresar al escenario a petición del respetable para tocar el piano y luego interpretar un popurrí y cierra su actuación con “Se me olvidó otra vez”, de Juan Gabriel.

Como en el concierto de la víspera, el programa musical contó con Juan Carlos García Amaro como arreglista y Lizandro Valentín García Alvarado en la dirección del ensamble integrado por instrumentistas de las dos orquestas sinfónicas de la UACJ. (Con información y foto: UACJ)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s